EL VIAJE DE NOVIOS: UNA AVENTURA EN PAREJA

 In Viajes

Es curioso el origen de la tradición del viaje de novios. Pegarnos un viaje de categoría con motivo de nuestra boda. Si bien es cierto, que el motivo original por el cual se hacía este tipo de viajes, nada tiene que ver con el actual.

En la sociedad británica del siglo XIX, parece ser que los recién casados emprendían un viaje nada más contraer nupcias. El motivo de dicho viaje no era otro que el de visitar a aquellos familiares que no pudieron asistir al enlace por diferentes motivos. Cómo veis, nada que ver con las razones que hoy en día nos llevan a emprender estas mini aventuras en pareja.

Por otra parte, el nombre de “luna de miel” se cree que puede remontarse al siglo V. En aquel entonces, los recién casados “la cogían doblada” a base de una famosa bebida de la época: el hidromiel. Una especie de bebida energética con propiedades afrodisíacas que ayudaba a procrear en la primera noche de boda. Solo Dios sabe que le echarían a eso…

En esta ocasión, vamos a hablar de esta tradición que tanto nos gusta y que, aunque no lo parezca, en ocasiones suele dar más de un quebradero de cabeza.

A la hora de organizar nuestro viaje de novios y sentarnos con nuestra pareja para proponer destinos, no debemos nunca imponer nuestra idea. Lo ideal es llegar a un consenso para encontrar la mejor solución y tener así el viaje soñado.

Por ello, vamos con un breve análisis de factores a tener en cuenta a la hora de organizar nuestro viaje:

 

  • ¿Qué presupuesto manejamos?

Sin duda, este factor determinará el resto de aspectos de nuestro viaje: destino, alojamiento, tiempo de estancia, etc. Aunque no nos agobiemos. Hoy en día hay infinidad de posibilidades para todos los bolsillos, solo hay que “currárselo” un poco. Una buena opción para abaratar el coste es viajar fuera de temporada, por ejemplo.

 

  • ¿De cuánto tiempo disponemos?

Hay que elegir nuestro destino en función del tiempo que podemos emplear en nuestro viaje. Resulta obvio que, si disponemos solo de una semana, no tiene sentido organizar una ruta que incluya visitar Nueva Zelanda e islas del Pacífico Norte. Pensad en el tiempo que hay que emplear en realizar ese trayecto ida y vuelta, además del tiempo que se pierde en los aeropuertos. Hay lugares increíbles que están por descubrir más cerca de lo que pensáis.

  • ¿En qué epoca del año vamos a viajar?

 Importante pregunta que debemos hacernos si no queremos tener un recuerdo pasado por agua de nuestro viaje. Si vuestro viaje es en verano, evitad a toda costa destinos del sudeste asíatico o Caribe. Es época de monzones y huracanes. Muy desagradable todo. Mejor elegir un destino ubicado en el hemisferio norte. Y al contrario, si viajáis en invierno, lo suyo es “tirarse a la bartola” en una de las paradisíacas playas perdidas del hemisferio sur.

 

  • ¿Qué tipo de viaje queremos?

Hay tantos tipos de viajes como personas. En la mayoría de los casos, el viaje de novios refleja la personalidad de la pareja. Al fin y al cabo, es cuestión de preferencias. Unas parejas preferirán naturaleza, otras preferirán viajes culturales a ciudades, algunas buscarán playas paradisíacas, el frío de la montaña o aventuras perdidos de la mano de Dios. Lo importante es encontrar una opción de viaje que cumpla con las expectativas de ambas partes.

Todo lo anterior está muy bien: ten en cuenta esto, ten en cuenta lo otro…Pero siempre podéis pasar 3 kilos de todo lo que aquí se ha dicho, librarse de ataduras y prejuicios, preparar un par de mochilas, unos billetes de avión solo de ida y descubrir mundo durante un par de meses.

Así lo hice yo, aunque bueno, eso lo dejaremos para otra ocasión. Prometo contaros el viaje de novios que cambió mi vida.

Moisés

 

Recent Posts

Start typing and press Enter to search

error: El contenido de esta página está protegido